Destacados

MESA DE TRABAJO

4Coyhaique Jueves 29 de Junio. A las diez de la mañana se reunieron en nuestro establecimiento representantes de distintos sectores empresariales de la región, cuyo objetivo era formar una mesa de trabajo en conjunto con jefes y profesores de especialidades, de esta forma conocer las fortalezas...

Leer más →


ANIVERSARIO Nº 13 FESPA


La Fundación Educacional San Pablo celebró sus 13 años de vida con un momento de oración en conjunto al personal del Liceo Juan Pablo II, Escuela San José Obrero y de la Oficina Administración Central.

Leer más →

Para la “Escuela San José Obrero” desde que el sacerdote Pablo Venezian (Siervo de María), fundara la Escuela Del Carmen, pequeño establecimiento de madera ubicado en el sitio de la Capilla del mismo nombre. Desde sus orígenes, la Escuela estuvo  fundamentalmente destinada a ofrecer un servicio educativo cristiano a familias de sectores populares.

En 1963 la Escuela pasa a llamarse “Escuela César Gerardo Vielmo”, y muy pronto el Vicariato se ve en la necesidad de emprender la construcción de un nuevo edificio, más adecuado a la creciente demanda de matrícula. En 1969, El Obispo Bernardo Cazzaro, solicita a las Religiosas Siervas de San José asumir la gestión del establecimiento, quienes de acuerdo a su carisma, optan por llamarla “Escuela San José Obrero” (“ESJO”). Desde entonces las Siervas de San José dirigieron la comunidad educativa, imprimiéndole su sello de “trabajo, amor y fe”. Atendiendo a las necesidades de las familias de los estudiantes, las Religiosas implementan la modalidad de Educación de Adultos, en jornada vespertina.

En el año 2005 las Siervas de San José ofrecen la Escuela al Vicariato para su administración y es integrada a la naciente Fundación Educacional San Pablo. La Escuela, dentro de su propuesta Educativa, está orientada por lineamientos que dan sentido e iluminan la vida cotidiana de cada uno de sus educadores y estudiantes. Como escuela católica asume las actitudes y propuestas de Jesús para mirar la realidad y enfrentarla: el amor solidario, responsable, fiel y un clima de relaciones personales sereno.

Desde sus orígenes, así como a través de su historia, y según señala su Proyecto Educativo, la ESJO “se propone la atención preferente de los sectores vulnerables logrando, con el esfuerzo y dedicación de  muchos educadores, consolidar un proyecto educativo que integra a toda la comunidad en el empeño por ofrecer una educación de calidad.

La opción de la ESJO es por los pobres y excluidos, realizando una labor que tienda a disminuir las desventajas y desigualdades presentes en tantos ámbitos de la sociedad chilena y patagónica. Todo el sistema educativo de la Escuela está centrado en la vida digna para todos. “Nosotros, en el contexto socio-educativo actual, no queremos servir a los ídolos de la civilización de la productividad sino apostar por abrir la educación a la civilización del amor”.

Esto se traspasa al trabajo constante por ser y mantener un ambiente de trabajo responsable y  colaborativo dando gran importancia al rol fundamental que la familia tiene en la educación: “entendemos que la escuela, con la participación de la familia, puede ser un lugar de convivencia, de comunicación y de acogida donde se comparten sentimientos, saberes, emociones y actitudes”. Esto se consigue día a día gracias a la entrega de sus educadores y del compromiso de sus apoderados.